Descubra
Su Verdadera Edad
Antienvejecimiento
  • Artículo I
• Artículo II
• Artículo III
• Artículo IV
• Artículo V
• Artículo VI
• Artículo VII
• Artículo VIII
• Artículo IX
• Artículo X
• Artículo XI
• Artículo XII
• Artículo XIII
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
Quiero más Energía
¿Son mis Hormonas?
Súper Sexo
Tensión Arterial
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Antienvejecimiento (XII)

Cuál es su posición favorita… después del infarto. ¿Cuál es? Fácil: La que no le oprima el pecho. Pero hoy el tema no son las posiciones. Hoy el tema es el sexo después de los 90. O de su punto de quiebre. De ese que usted llama “Yo antes era… y ahora no puedo…” echándole la culpa a la edad. Porque Súper Sexo no es exclusividad de los más jóvenes. La necesidad por una vida excitante, por el placer, y por la intimidad continúan de por vida. Aunque la capacidad cambie. Pero no para una vida sin Súper Sexo. En la mujer, por ejemplo, aunque existe poco o ningún crecimiento de los senos durante la excitación sexual, la sensibilidad al estimulo continúa. Aunque sus músculos disminuidos conllevan a una menor contracción y a orgasmos menos intensos, igual hay orgasmos intensos. Y aunque la elasticidad y la lubricación vaginal disminuyen, la sensibilidad del clítoris no. Si es hombre, tenga entonces cuidado con las mujeres “mayores”, pero que se ejerciten, hagan yoga y pesas, y que transmitan con la mirada (por cierto, existen cremas con estrógenos que el ginecólogo indica y que corrigen aquel último problema). En el hombre, por su parte, con su mayor necesidad de estimulación para conseguir la erección, y menor intensidad y urgencia en la eyaculación, igual es capaz de tener el mejor sexo de su vida… (por cierto, desconocer estos cambios puede hacerlo o hacerla sentir que ha dejado de serle atractivo a su pareja. Conocerlos, sabiduría. Con la edad, concéntrese en lo que puede hacer. No en lo que no puede hacer. Pero primero consulte su estado hormonal. Mujeres: baja la progesterona, primer strike. Luego los estrógenos, segundo strike. Y finalmente la testosterona, tercer strike. No en todas, cuarenta por ciento con la edad, tienen altos niveles de esta, que por cierto es la que domina el apetito sexual. La primera la tranquilidad y la segunda las características feminizantes. Si lo necesita y lo puede usar, su ginecólogo le ayudará con el reemplazo hormonal (que sean bioidénticas, “Bioidentical Hormones”). Hombres: Testosterona, Dihidroepiandrsoterona, Estradiol, progesterona, y al urólogo a que lo salude. Si se siente irritable, triste, y cansado, con pérdida de la masa muscular y una barriguita, discuta con este y el endocrino la posibilidad/necesidad del uso de “parches”. No le digo más. Consulte. Porque puede suceder que habiendo tenido más hormona masculina y menos femenina, ahora tenga menos de la primera y más de la segunda. Y por eso no disfrute de su Súper Sexo (por cierto, en la mujer puede ocurrir lo contrario. ¿O no las ha visto que con la edad se vuelven más pragmáticas?) Y no olvide los abrazos sostenidos, la piel sobre la piel, y el mirar largo a los ojos. 

Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson.