Descubra
Su Verdadera Edad
Antienvejecimiento
  • Artículo I
• Artículo II
• Artículo III
• Artículo IV
• Artículo V
• Artículo VI
• Artículo VII
• Artículo VIII
• Artículo IX
• Artículo X
• Artículo XI
• Artículo XII
• Artículo XIII
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
Quiero más Energía
¿Son mis Hormonas?
Súper Sexo
Tensión Arterial
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Antienvejecimiento (XI)

Primero usted: Magnesio. Si su papá o mamá o hermano se infartaron antes de los 60, consulte a su médico si lo puede tomar. Médicos: en el texto “New Perspectivas in Magnesium Research”, está todo sobre la patología cardiovascular y su prevención con este mineral. De vuelta a usted: No espere. Como leyó en nuestros anteriores, es una condición que avisa tarde dominada por la genética. Muy bien, a otra cosa mariposa. Cómo no ahogarse. Ahí lo dejamos. Usted lo ha visto en los mayores. “Le costaba respirar, lo llevaron al médico, y le consiguieron agua en los pulmones” ¿Pero ya está mejor? “Bueno si…, le están dando unas pastillas que lo ponen a orinar mucho, pero el doctor dijo que a más tardar mañana le daban de alta”. Puede tener 80 o 70 o 60. Frecuentemente a los 50 se esta bien, pero con la tensión “un poquitín elevada”. La tensión arterial. Esa es que usted llama emocional porque tiene estrés. Pero su vecino también tiene estrés. Pero no tensión elevada. Por eso usted debe tomar su pastilla. Porque ese “poquitin elevada” es suficiente para hacer que el corazón crezca como el músculo de un pesista. Pero sin nuevas arterias. Y un músculo sin arterias no es un músculo. Con el tiempo cae. Fleja. Y toma la forma de una bolsa de hielo. Y no empuja la sangre. Le llega si, pero no la empuja. Entonces se empoza. Se acumula. Hasta que se devuelve y trasvasa. Y aparece el ahogo. Primero al caminar trayectos conocidos. Y con el tiempo, al dormir con abrupto despertar. Entonces se necesitan varias almohadas detrás de la cabeza. “Pero yo no me ahogo”. Justamente. La idea es que usted, que se siente bien, no espere a sentirse mal. Revise su tensión. Y no se conforme con una diastólica (o mínima) igual o superior a 90 mmHg. No sea de quienes deciden no tomar la medicina que le indicó el cardiólogo porque lo “mío es estrés”. No importa. Igual está alta. Y empujar una puerta contra cien hombres es más esfuerzo que empujarla contra 80. Es la primera parte del futuro ahogo. Se siente bien o no se siente, cuando el corazón compensa. Y usted pregunta para qué tanto rollo con eso de la tensión, si apenas está un “poquitín”. Mal juicio. “Yo no soy de pastillas”. Mal juicio. A su corazón no le importa. Igual crecerá y luego flejará. Puede durar años asi. Hasta que un día… le falta el aire en un trayecto conocido. Va el médico y le dicen que el corazón ya no es suficiente. No empuja completo. Que es insuficiente. Insuficiencia cardiaca. Y usted la pudo prevenir años atrás, de haber sabido que un “poquitín” alta si importa. Cuando se sentía bien.

Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson.