Descubra
Su Verdadera Edad
Antienvejecimiento
  • Artículo I
• Artículo II
• Artículo III
• Artículo IV
• Artículo V
• Artículo VI
• Artículo VII
• Artículo VIII
• Artículo IX
• Artículo X
• Artículo XI
• Artículo XII
• Artículo XIII
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
Quiero más Energía
¿Son mis Hormonas?
Súper Sexo
Tensión Arterial
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Antienvejecimiento

Felicitaciones, usted llegò a esa etapa en la vida en la que, “hay que cuidarse”. Y se ve estupendamente. Como dice, no se queja. Una bella familia, éxitos en la vida… y  todavía fuerte. Ok, con un cauchito en la cintura, pero por encima del promedio. La vida le ha tratado con cariño… aunque últimamente ha estado con cierto pánico. A su amiga le diagnosticaron cáncer, su vecino se infartó, y de un tiempo para acá la gente ve a través de usted. No a usted, sino a través de usted. Le pasan al lado y es como si no existiera o como si tuviera 50 (que es lo mismo). “¡50! Voy a cumplir 50!” Por la mañana fue al trabajo y no hizo más que pensar en ello: “¡Voy a tener 50! ¿Qué será de mi?” Como si no supiera. Pero adivine qué. Usted no sabe. Ese es el punto. Que no tiene ni idea de lo maravilloso que puede ser el tercer tercio de su vida… con el suficiente ATP, Óxido Nítrico, Acetilcolina, TMG, Indole 3 Carbinol, y Citoquinas C10. Así que bienvenido a la ciencia antienvejecimiento. Ahora podrá prevenir y hasta revertir las enfermedades que más teme. “Un momento, un momento” – dice usted. “No puede ser tan maravilloso. Sino la gente no moriría o no enfermaría nunca”. Tiene razón. No es tan maravilloso. Usted enfermará algún día. Como dicen, de algo hay que morir. Pero lo que es verdad, es que después de leer estos artículos estará lo mejor posible la mayor cantidad del tiempo posible. Porque para tener un infarto o algunos tipos de cáncer o inclusive Alzhimer, se requieren años de preparación. Aunque la herencia juega un factor preponderante, uno se tiene que coagular, oxidar, inflamar, y calcificar lo suficiente para que se lleguen a producir. Y adivine qué. Eso es justamente lo que le está sucediendo en estos mismísimos momentos. “Pero yo no siento nada”. Ese es el punto. Que no se siente. Sus células son muy pequeñas para poderlas sentir, pero créame, el proceso está en marcha… en sus mitocondrias. ¿Se acuerda de bachillerato? (Olvídelo) Imagine que el mundo es su cuerpo y que los continentes son sus partes, y que los países son sus órganos, y que las ciudades son sus células, y que los bancos, las escuelas, los centros comerciales, y todos los sitios de trabajo son sus mitocondrias. Allí se produce la energía. Usted piensa, se mueve, come, y respira porque tiene mitocondrias. Cada segundo, estas centrales operan dentro de nuestros tres trillones de células convirtiendo el oxígeno en energía pura. Pero si tiene 50 años (o si está próximo a tenerlos), este proceso es cada vez menor. Menor en todo. En cantidad y en calidad, porque sus mitocondrias se dañan y sus células no las saben reponer, sólo reparar. Si tienen suficiente CoQ10. Coenzima Q10, nuestro invitado de la noche. El micronutriente que convirtió al Dr. Peter Mitchell en merecedor del Premio Nobel de Química al descubrir su papel en el organismo (transporta los electrones en las mitocondrias, evitando que usted se coagule, inflame, oxide, y calcifique). Y que usted produce, pero cada vez… correcto. Cada vez menos. El Co Q10 es excelente en el tratamiento de las arritmias, la insuficiencia cardiaca, y en la recuperación y prevención de los infartos, además de ser un antioxidante 50 veces más poderoso que la vitamina E. Existen estudios que demuestran su eficacia en el tratamiento para la remisión de algunos tipos de cáncer (como dato anecdótico escuché al Dr. Steven Sinatra - la máxima autoridad viva en el tema – decir cómo curó a su perro de un cáncer terminal con megadosis de este micronutriente). Para tratar las distintas patologías se requieren de 200 a 400 miligramos al día, mientras que para la prevención de enfermedades en general y mejorar el nivel de energía, 100 miligramos es suficiente. Así que ya sabe, agregue Co Q10 a sus mitocondrias y espere tres semanas. Verá que se levanta a bailar la macarena.

 
Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson.