Descubra
Su Verdadera Edad
Antienvejecimiento
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
  • Artículo I
• Artículo II
• Artículo III
• Artículo IV
• Artículo V
Quiero más Energía
¿Son mis Hormonas?
Súper Sexo
Tensión Arterial
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Súper Flaca (IV)

"Tendrá un cuerpazo y todo lo que quieras, pero está acabada". ¿Por qué lo dice? "Por la cara y las manos. La piel no miente". ¡Auch! La piel. No miente. Pero si miente con Alpha Lipoic Acid, el nutriente que tienen esas cremas carísimas para rejuvenecer, y que mejora la resistencia a la insulina. No se arrugue, tome Alpha Lipoic Acid. Y disfrute. Como dice eL refresco de cincuenta años. Disfrute. Véase más joven. Piense más rápido. Evite el daño del cigarro, y mejore su resistencia a la insulina. Si es su primera lectura de Súper flaca, este ha sido nuestro tema: La Metformina. Medicamento para tratar la resistencia a la insulina. Condición que hace que se coma uno y se engorde dos, de la que el 30% desarrolla diabetes con la edad, y que empeora al engordar y con el pasar de los años. Resumen: La Metformina no es un medicamento para adelgazar y debe ser indicado bajo estricta vigilancia médica. Duro ahora: no vuelva a decir que es una pastilla para adelgazar. Continuemos. Imagine que su Papá es sordo. No escucha la televisión. El médico le manda un aparato para el oído y ahora la escucha. Usted en cambio, no es sordo. No tiene ese problema porque escucha la televisión perfectamente. Pero con mucho volumen. Entonces un día va al médico. Lo sorprenden diciéndole que se ponga el mismo aparato de su padre. Que usted también lo necesita. "Pero Doctor, si yo no soy sordo. Por qué me manda un aparato para sordo. Mi Papá es sordo y lo usa desde hace tiempo, pero yo no. Yo escucho la televisión perfectamente". Pero con mucho volumen. Y va a quemar las cornetas. Con el tiempo. Si no se pone el mismo aparato. Corrección. No es un aparato para sordos. Es para sordos y para los que no lo son, pero que oyen con mucho volumen. Aquí, sordo es a la diabetes lo que escuchar con mucho volumen es a la resistencia a la insulina. El problema no es el televisor, el problema no es el volumen, el problema es el oído. Que es resistente al volumen. Con nuestra metáfora ahora. El problema no es el páncreas, el problema no es la insulina, el problema son sus receptores musculares, que se resisten a "escucharla". Y gracias a Dios que su páncreas compensa la resistencia produciendo más insulina. Porque podría no hacerlo, y ya tendría diabetes. O en nuestro ejemplo, sordera. Si las cornetas no dieran más para elevar el volumen, ya usted no escucharía. Porque es resistente al volumen. O a la insulina. Así que no diga que tiene un problema en el páncreas. Porque es al contrario. Tiene un páncreas tan bueno, que es capaz de "subir el volumen" para compensar su sordera. Sólo que aturde a los demás señores que están sentados en la sala. Aturde al cerebro que escucha bien, que es sensible al volumen (no es resistente como el músculo), y le da hambre que no es hambre sino ganas de comer. Aturde al señor grasa que oye muy bien (es muy sensible al volumen y nada resistente), y lo engorda el doble. Aturde al señor ovario que es sensible al volumen (una vez más, no es resistente), y aumenta su producción de hormona masculina alterando la ovulación. Aturde al señor riñón, y retiene líquido hasta eventualmente subir la tensión. Aturde al hígado, y lo hace producir triglicéridos que dan origen al hígado graso. ¡Uff¡ Basta. Ya entendió. Triglicéridos elevados, hígado graso, tensión arterial elevada, ansiedad por la harina y los dulces, y padre o madre diabética. Vaya al médico. Que le descarte resistencia a la insulina (el huevo de toda esa gallina). Y consúltele si puede tomar el nutriente más importante para combatir esta condición. Ácido Alpha Lipóico. WAO, WAO, WAO. 300 mg dos veces al día. Pero en cápsulas de microgránulos de liberación retardada. O prolongada. Que se liberen poco a poco, pues. De lo contrario no experimentaría la velocidad mental, el rejuvenecimiento de la piel, y el marcado mejoramiento de todos sus marcadores sanguíneos. Incluido el de la Hemoglobina Glicosilada, para aquellos que rutinariamente lo solicitan en sus laboratorios. ¿Cómo lo logras? Es un “desempatucador” estrella. Continuamos en nuestra próxima.

Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson.