Descubra
Su Verdadera Edad
Antienvejecimiento
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
  • Artículo I
• Artículo II
• Artículo III
• Artículo IV
• Artículo V
Quiero más Energía
¿Son mis Hormonas?
Súper Sexo
Tensión Arterial
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Súper Flaca (I)

Ok, todas, oído al tambor porque lo que viene es su serie favorita, “Súper flaca”, donde conseguirá las respuestas a todas y cada una de las interrogantes que siempre tuvo sobre, “Porque carrizo esa muérgana está buenísima y no hace nada de dieta ni de ejercicio, y yo que me la paso a punta de lechuga y agua en un gimnasio, sigo como una…”. Pero más importante aún, descubrirá cómo ser una de ellas”. “Bueno no…. – dice usted. En realidad yo lo que quiero es sentirme bien, porque ya a mi edad no voy para ningún concurso”. Pues bien. Si este es su caso, Súper flaca también le puede ayudar, porque aunque no lo crea, las razones por las que no adelgaza son las mismas por las que nuestra amiga de las primeras líneas tampoco logra llegar a su peso. “A mi que se me vean lo huesos”, dice una tercera mujer. Upss, cuidado. Súper flaca no es raquítica. Súper flaca es dinámica y alegre, come los alimentos sin fanatismos, y es capaz de montarse un kilo sin caer en una histerias de este o aquel tipo (¿será retención de líquido?). Yo quiero perder peso primero por salud, y después por estética”. Muy bien, muy bien. No importa por qué. Importa que usted tiene un sancocho de ideas, datos, trucos, dietas, tips, y consejos en la cabeza, que le han terminado confundiendo toda sobre el tema. Que si tal dieta es mala porque siempre se vuelve a engordar, que si tal otra daña los riñones o el páncreas o qué otro órgano de moda. Que si hacer ejercicio engorda, o que si hacerlo en ayuno se come los músculos, o que si tomar ocho vasos de agua adelgaza, o que si el estrés engorda, o que si la tensión alta es emocional, o que si es por el sobrepeso, o que si comer frutas engorda, o que si tomarlas en jugos es que si engorda, o que si es después de las seis. Que si hay que desayunar, o que si desayunar no importa, que si hay que comer balanceado, o que si hay que eliminar los carbohidratos, o que si eliminarlos es malo, o que si hay que comerlos sólo en la mañana. En fín, una gran cantidad de información que pueden terminar por evitarle el éxito que busca con su peso ideal. Por eso esta nueva serie donde aclararemos todos estos puntos que le angustian, y de donde estoy seguro muchos desecharán paradigmas o malos entendidos. En nuestra próxima comenzaremos hablando sobre la favorita de muchos. La Metformina. Medicamento utilizado en la diabetes no insulina dependiente, la resistencia a la insulina, y el síndrome de ovario poliquístico. “Yo tengo un primo que también la toma y…” o “el domingo se lo comenté a mi tío y me dijo que pidiera una segunda opinión” o “Mi médico me la mandó para toda la vida, pero eso no puede ser sano” o “Me la suspendió porque ya no la necesitaba” o “Un examen dice que si y otro dice que no” o “Mi amiga se la pasaba vomitando cuando la tomaba” o “Yo no soy experto en el tema, pero he escuchado que daña los riñones” o “Yo la tomé, pero no me sirvió para nada” o “Da diabetes”, o “Ahora la están mandando para adelgazar”, o “En Venezuela es el país donde más se vende”, o “Ahora está de moda”, o “Es peligrosa”, o “Hay que tener cuidado”… o qué se yo qué otra cantidad de frases que se dicen a diario sobre esta pastilla, que dicho sea de paso, son en muchos casos ciertas. Pero en otras completamente falsas. Así que, prevenidas todas. Si su hija la toma o se la indicaron, o si en su “última dieta” a usted misma se la mandó el doctor, no querrá perderse ni una sola línea del próximo artículo Sobre la Balanza. Y si por el contrario nunca se la han indicado, pero tiene diabetes en su familia (esa que usted llama de la edad o de viejo), o presenta el Síndrome de Ovario Poliquístico, o cualquiera de sus manifestaciones como la infertilidad, el acné, grasa y caída del cabello, manchas en la piel, alteraciones de la regla, y vellitos en la cara, tampoco querrá dejar de leerlo. Porque es una tristeza que pudiendo tener la solución, no se tenga por mala información. Culpa de nosotros los médicos o de la historia, no lo sé. Pero lo vamos a aclarar. Para que muchos de ustedes puedan tener una mejor vida.

 
Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson.