Libros
Descubra Su Edad
Antienvejecimiento
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
Quiero más Energía
¿Son mis Hormonas?
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Baja Serotonina

¿En que consisten las bajas concentraciónes de serotonina?
A diario son muchas las personas que se paran agotadas después de una noche de mal dormir, arrastrándose irritables a lo largo del día, cediendo a la tentación de ingerir azúcares y harinas que les hacen la carga todavía más pesada. Son personas que suelen ir a los médicos en búsqueda de las pastillas que les quiten la depresión, el sobrepeso, las migrañas, los dolores musculares, y que les hagan dormir.

Tal vez se sorprenda al saber que todas estas dolencias en apariencia desconectadas, nacen de una misma y única condición en la que se requiere equilibrar un poderosísimo químico del organismo. Ese químico es la serotonina, un neurotransmisor absolutamente necesario para que su cerebro y su cuerpo en general, puedan funcionar correctamente.

La misión de la serotonina, como la de cualquier otro neuroquímico, es la de transmitir un mensaje de célula a célula. Sin los adecuados niveles de serotonina la señal no llega a la velocidad deseable por el organismo.

La serotonina es el neurotransmisor “controlador” del cerebro. Su función es regular importantísimas funciones del sistema nervioso, tales como los movimientos musculares, el estado de alerta, la actividad mental y la habilidad para dormir.

Una dieta pobre en nutrientes, la falta de ejercicio, la predisposición genética, y por sobre todo el stress emocional, pueden robarle al organismo la capacidad de producir la suficiente serotonina como para cumplir con su demanda, lo que eventualmente degenera en depresión, obesidad, insomnio, migrañas y fatiga crónica. Condiciones todas que forman parte del denominado Síndrome por deficiencia de serotonina.

¿Cómo comienza el cuadro?
Primeramente usted no duerme bien por lo que no llega a la fase cinco del sueño, o fase REM (rapid eye movment). En esta fase, ausente en usted, el organismo produce su mayor cantidad de hormona de crecimiento. Esta hormona se encarga, entre otras cosas, de reparar el desgaste muscular sufrido durante las horas del día, además de mantener la tonicidad de los vasos arteriales que irrigan el cerebro. Al no producir suficiente hormona de crecimiento, eventualmente comenzará a experimentar ansiedad, dolores musculares (sobre todo en la espalda), y a sufrir de migrañas y/o depresión.

¿Cómo se pueden conocer los niveles de serotonina de una persona?
Si el colesterol se mide a través de un examen de sangre, podríamos pensar que también la serotonina, ¿correcto? Desafortunadamente no. En la actualidad no contamos con un examen de laboratorio que sea accesible para la mayoría.

Únicamente midiendo sus niveles en el líquido cefalorraquídeo o indirectamente por su presencia en las plaquetas sanguíneas podríamos conocer sus concentraciones (medir los niveles de triptófano como método indirecto no ha mostrado ser proporcional a los niveles de serotonina en el cerebro). Sin embargo, contamos con el mejor de los métodos que un médico tiene para hacer un diagnóstico. El interrogatorio.

Si usted tiene insomnio, ansiedad, avidez por las harinas o los dulces, y sufre de migrañas o depresión, usted tiene bajos niveles de serotonina.

¿Por qué las personas con bajos niveles de serotonina sienten deseos por ingerir harinas y/o dulces?
Cuando ingerimos las harinas o los azúcares, la serotonina aumenta fácilmente sus concentraciones en el cerebro. Esto se debe a que el triptófano logra penetrar la barrera hematoencefálica muy fácilmente gracias a la mucha insulina que se produce. En este estado, los aminoácidos que compiten con el triptófano por el mismo objetivo se desvían hacia los músculos y lo dejan “sólo”, permitiéndole ingresar. Tal cual lo explica Kathleen Des Maisons, experta en nutrición adictiva, en su libro Programa de recuperación del adicto al dulce (The Sugar Addicts Total Recovery Program): “Es como si un grupo de fisicoculturistas nunca dejaran al flaquito triptófano usar las pesas del gimnasio (los otros aminoácidos son más grandes que él). De pronto, una mujer muy bella entra en la sala y todos los musculosos se van hacia ella, dejando las pesas a la completa disposición del pequeño triptófano. La insulina funciona en el cerebro como una mujer bella”.

Sin embargo, este recurso es un falso levantamuertos. Así como el alcohol, el cigarrillo y cualquier otro tipo de droga, el azúcar sólo es un estimulante que después deja a quien lo consume peor que antes — gordo, triste y hambriento —.

¿Conclusión? Si usted tiene ansiedad, insomnio, migrañas y/o depresión, es comprensible que haya estado reponiendo su serotonina a través de la ingesta de las harinas y/o los dulces. En otras palabras, si se sometiera a dieta, vería empeorar su insomnio, su depresión y/o sus migrañas. Por eso es fácil que rompa las dietas. Porque siente que su cuerpo le pide regresar a sus carbodrogas con las que siempre se alivia el síndrome de por deficiencia de serotonina.

Ahora bien, ¿Qué le parecería si pudiéramos tomar una pastilla que estimulara de manera natural la producción de la serotonina? Sería muy fácil tener el control sobre las harinas y los dulces, y mejor aún, podríamos adelgazar y mantener nuestro nuevo peso de por vida. Esas pastillas son el GABA y el 5-HTP (ver Tratamiento de los tipos metabólicos y Los Nutrifármacos).

Sólo para Médicos
Usted conoce el L – Triptófano, el aminoácido precursor del 5 – HTP que fue retirado del mercado en 1989 debido al síndrome de mialgia eosinofílica que presentaron algunas de las personas que consumieron el producto. Inmediatamente se pensó que tomar el Triptófano podía ser el causante de la condición, creándose la aversión todavía hoy presente en los muchos que conocen la historia. Más tarde se aclaró que todo había sido un error por parte de la planta japonesa Showa Denko, responsable de manufacturar el aminoácido, quien estaba procesando el Triptófano a través de un mecanismo que permitía la mezcla del producto con ciertos contaminantes. Sin embargo, todavía hoy la FDA en los Estados Unidos mantiene prohibida su venta sin prescripción médica, muy a pesar de toda la evidencia que apunta a la inocencia del triptófano.
En mi práctica privada, he indicado el 5 – HTP (no triptófano) a cientos de pacientes y los resultados han sido impresionantes: No solamente el paciente restablece las condiciones anteriormente mencionadas, sino que además le mejora el humor y la vitalidad física, devolviéndole el disfrute básico de la vida.

Afortunadamente hoy en día contamos con la venta del 5 – HTP, la molécula en la que el cuerpo convierte el Triptófano y de donde forma la serotonina. El 5 – HTP no es extraído de las proteínas de origen animal, sino que se obtiene de la semilla de un árbol denominado Griffonia.

Existen médicos que piensan que el 5 – HTP no funciona en la terapéutica para la depresión (u otras condiciones médicas) porque piensan, que como el triptófano, este tampoco atraviesa la barrera hematoencefálica. Sin embargo, ya sabemos que el 5-HTP la atraviesa perfectamente.

Historia
La serotonina fue descubierta hace 50 años y desde entonces múltiples estudios se han realizado para manipular con fármacos las bajas concentraciones de este neurotransmisor en el organismo. Entre ellos, la Fluoxetina, el popular antidepresivo; Imitrex, usado para las migrañas; y Redux, el medicamento también retirado del mercado que suprime el apetito aumentando la presencia de este neurotransmisor en los centros hipotalámicos de la saciedad.

Pero los milagros en el campo de la medicina pueden tener un alto costo. Ese fue el caso del Redux, cuando los médicos repentinamente descubrieron que la droga producía daños en las válvulas del corazón de manera irreparable.

¿Entonces qué se puede hacer?
Afortunadamente existe una manera natural de estimular la deficiencia de serotonina. Por la forma en la que el cuerpo manufactura los neurotransmisores, no podemos simplemente tomar una píldora de serotonina y listo, pero si el material bruto de donde el cuerpo la produce.

Ese material es el 5 – Hydroxitrytophan o 5 – HTP.
Como sabemos, el 5 – HTP no es una droga sintética, sino un compuesto producido por el organismo a partir de un aminoácido que se consigue en muchos alimentos, el Triptófano. Puede ser muy difícil reponer la deficiencia de serotonina a través del triptófano de la dieta, sin embargo, 5 – HTP también se puede extraer de las plantas. Esta forma de 5 – HTP se consigue fácilmente en cualquier tienda naturista.

El 5 – HTP promete revolucionar el manejo médico de las condiciones físicas y emocionales relacionadas con la serotonina, tal cual lo ha venido haciendo desde hace más de tres décadas en toda Europa, donde se utiliza como tratamiento para la depresión, problemas al dormir, obesidad y otras condiciones médicas. En mi práctica privada, he indicado personalmente 5 – HTP a cientos de pacientes y los resultados han sido impresionantes: No solamente restablece las condiciones anteriormente mencionadas, sino que también mejora el humor y la vitalidad física, devolviendo el disfrute básico de la vida.

Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson