Descubra
Su Verdadera Edad
Antienvejecimiento
La Solución Natural
Elimine Arrugas
¿Esa Pastilla...
Súper Flaca
Quiero más Energía
  • Artículo I
• Artículo II
• Artículo III
• Artículo IV
¿Son mis Hormonas?
Súper Sexo
Tensión Arterial
Resistencia a la Insulina
Baja Serotonina
Kitakilos
 
 
 

Quiero más energía (I)

Si se siente agotado y no lee este artículo, olvide cualquier otro. No le servirá. Para comenzar, ubiquémoslo en “la tabla clasificadora de personas agotadas”: O tiene problemas con la tiroides y no lo sabe, o tiene problemas con la tiroides y si lo sabe, o no tiene problemas con la tiroides, pero igual tiene problemas con la tiroides. ¿Me sigue? Hoy hablaremos de este grupo (sin problemas, pero con problemas). Usted ha intentado salir embarazada por todos los medios o tuvo una pérdida sin razón aparente o últimamente le cuesta mantener el peso ideal o siente una opresión en la garganta o tiene el clásico y famoso “yo siempre he sido así”: estreñida-friolenta-cabello débil o lleva la piel muy reseca o tiene tratamiento para la depresión o  diagnóstico de Fibromialgia o su voz es más ronca en la mañana o su mano se hunde con el saludo o aún joven y flaca le duelen los músculos o siente que el mundo va más rápido que usted o su madre y hermana “se toman una pastillita para la tiroides” o en la infancia usted también recibió tratamiento. Usted tiene algo de esto. Es decir, nada como para llegar a la emergencia de un hospital gritando “Un médico, un médico, por el amor de Dios, un médico”, pero suficiente como para pedir su cita y hacer la consulta. “Hey Doc, yo leí en una revista que cuando uno se siente cansado, debe chequearse (por alguna razón usted nunca dice “revisarse”) la tiroides. Entonces, por enésima vez, va al laboratorio y vuelve a pedir los exámenes de sangre TSH y T4 Libre. Y salen “dentro de la normalidad”. Alto. Aquí está el error. Sus exámenes salen bien, pero su tiroides está mal. ¿Recuerda? Cómo es esto posible. Respuesta: Le faltó solicitar los exámenes T3 Libre, Anticuerpos Antinucleares, y Anticuerpos Anti TPO. Pero supongamos que también salen normales. ¿Cuál es la explicación? Le faltó ir al endocrinólogo para que con unos súper dedos (mucha experiencia), descartaran algún crecimiento por pequeño que fuera, que inclusive el ecografista no experto pasaría por alto, y que hiciera sospechar de alguna inflamación a descartar por biopsia. Pero supongamos que también fue al endocrino y también le consiguieron normal a la palpación. ¿Qué le falta? Ir a un Tiroidólogo. Algo así como un endocrinólogo que se ha apasionado tanto por el tema, y que ha investigado tanto, y que tiene tanta experiencia, que se ha dado cuenta de lo que muchos médicos hoy podrían confirmar. Los exámenes de tiroides miden las llaves, pero no miden si las puertas abren o no. Hipotiroidismo tipo 2 le dicen algunos, recordando a la resistencia a la insulina de la “Diabetes de la edad”. En este caso, resistencia a la hormona tiroidea. Conclusión: Si se siente fatigado, y tiene algunos de los síntomas antes mencionados, debe consultar a un Tiroidólogo, quien probablemente le indicará una prueba terapéutica para observar su respuesta: ¿Saldrá ahora si embarazada? ¿Perderá definitivamente la depresión? ¿Le mejorarán las uñas y el cabello? ¿Logrará adelgazar? Alto nuevamente. Una confesión: Existe un cuarto grupo de personas: Los que no tienen problema con la tiroides, y que en realidad no tienen problema con la tiroides. Tener fatiga no es igual a tener hipotiroidismo. Tratar la tiroides sin estar indicado sería un error. Sin embargo, no tratarla cuando si lo está también lo sería. La clave en estos casos es la clínica (su médico sabe lo que esto significa).  Y ese es justamente el debate en los congresos: ¿Medicamos o no a este paciente? “No porque se pone hipertiroideo” “Si porque está sintomático” “En mi experiencia he visto que…” “Yo mando a repetir los exámenes a los tres meses”. Y esto porque no existe manera cierta de evaluar la resistencia a la tiroides, sino como le dije, por sus síntomas. En esto, su médico es quien tiene la última palabra. Y por favor, no se evalúe con el laboratorio. Muchos mantienen “valores normales” caducos. Pedimos disculpas a los que ayer sufrieron las consecuencias de no haber sido ayudados cuando pudieron haberlo sido con los nuevos límites de “la normalidad”.

 
 
Cuídese y hasta pronto,
Dr. Johnson